Servicio al Cliente

Todas las empresas están llamadas a brindar un servicio de excelencia pero son pocas las que en realidad destacan por esta característica. Personalmente y desde siempre he definido la EXCELENCIA EN EL SERVICIO como la sumatoria de los factores: atención, calidad, oportunidad y comodidad, en la que todos tienen la misma importancia y deben ser cuidados “al unísono” por la empresa.

Algunas empresas tal vez destacan por la atención y actitud de sus empleados; otras se merecen una mención por la calidad de sus productos;  quizá unas cuantas resaltan por su oportuno tiempo de respuesta y otras tantas brillan por pensar en la comodidad de sus clientes. Pero, en realidad, son muy pocas las empresas que puedan obtener un 10 en todos los factores, es decir que brinden un servicio de excelencia.

Lo anterior significa que no es solo cuestión de poner énfasis en uno u otro factor. La empresa debe velar por los cuatro factores a la vez porque la excelencia en el servicio ya no es una opción. La excelencia en el servicio es ahora una obligación porque lo que está sucediendo es que los clientes, insatisfechos o no han encontrado, a través de los medios sociales el modo ideal de expresión llamando por fin la atención de las empresas ante sus peticiones, sus quejas, sus reclamaciones, sus sugerencias, sus críticas, sus objeciones, sus intenciones, sus deseos, sus necesidades, sus sentimientos….. por fin el cliente es escuchado cuando quiere y exige el servicio que se merece!!!

ES = A + C + O + C

EXCELENCIA EN EL SERVICIO Y MEDIOS SOCIALES

A través del activismo en los medios sociales la excelencia en el servicio se está logrando!!! Insisto, lo que antes para la empresa era una opción, poco a poco, se ha convertido en  una “obligación”. La obligación de dar a sus clientes una respuesta amable, efectiva y oportuna porque de lo contrario puede verse envuelta en una crisis de imagen que afecte su reputación y credibilidad lo que se traducirá finalmente en perdida de clientes y por ende en reducción de ingresos.

¿No sería ideal que no se llegara jamás a esta situación? ¿No sería lo más apropiado dar siempre una correcta y rápida respuesta al cliente? ¿No sería fantástico que siempre, sin importar el medio, la voz de cliente fuera escuchada? ¿No sería fantástico satisfacer las verdaderas necesidades del cliente? ¿No sería lo más indicado resolver los problemas desde la raíz? ¿No sería lo más conveniente trabajar por brindar la mejor ATENCIÓN, la máxima CALIDAD, la mayor OPORTUNIDAD y una excelente COMODIDAD?

Por lo mismo, es necesario replantearse si es mejor trabajar por crear una sólida cultura de servicio con #actitudyacción, velando por la excelencia, el seguimiento de los clientes y su continua satisfacción (Actitud Proactiva) o hacer las cosas como se vienen haciendo, esperando a que los clientes se quejen, tomando acción solo cuando su voz tenga eco, la imagen de la empresa se vea afectada negativamente y ya no haya marcha atrás (Actitud Reactiva).

Si decides pasar a la ACCIÓN y quieres fortalecer la CULTURA DE SERVICIO de tu empresa empieza por la ACTITUD…. en eso soy especialista, cuenta conmigo!!! – MÁS INFORMACIÓN

Diario Indicador de Economía